Cuando tenemos que realizar inspecciones en las tuberías en Donostia, a menudo tenemos que abrir las arquetas sifónicas y, desde ellas, acceder a las tuberías para poder localizar y reparar el punto en el que se ha atascado. En ocasiones, incluso, es suficiente con abrir la arqueta para encontrar el motivo de ese atasco por el que nos han avisado.

Las arquetas son un elemento constructivo que evita que los olores procedentes del alcantarillado lleguen hasta las casas a través de los desagües. Son una especie de cajas en donde confluyen una o varias bajantes con otra tubería de salida, de manera que, cuando hay un atasco en una de ellas, podemos realizar las inspecciones en las tuberías en Donostia introduciendo nuestro material de inspección bien desde el desagüe o bien desde la arqueta.

El funcionamiento de las arquetas es muy sencillo, ya hemos dicho que es una especie de caja, de tamaño variable, a la que llegan varias tuberías y de la que sale solamente una que va hacia el alcantarillado. La canalización de salida se encuentra en un nivel ligeramente más elevado que las de vierten sus aguas en la arqueta, de manera que, siempre quede un remanente de agua en la arqueta cubriendo las bocas de las restantes tuberías, de esta forma, los olores fétidos no pueden ascender por ellas.

Como quiera que las aguas residuales de las viviendas también llevan de vez en cuando elementos sólidos, éstos, al llegar a la arqueta, se depositan en el fondo de ella por lo que es necesario periódicamente llamar a una empresa como Fontanería Lasarte para que nos encarguemos de su limpieza.