¿A qué se deben esos malos olores que salen de nuestras tuberías? Nuestros fontaneros en Donostia recomiendan a los clientes no tirar por el desagüe productos orgánicos, algodón, papel... ya que al no desintegrarse se van acumulando los restos en las tuberías provocando que éstas se obstruyan. En otras ocasiones, ese mal olor puede venir de la red general de saneamiento, bien cuando el sifón no está bien protegido o bien cuando hay alguna fisura en la tubería bajante que conecta con el alcantarillado. Lo más aconsejable en este tipo de situaciones es llamar a una empresa de fontanería, dejando el problema en manos de profesionales para que lo revisen y solucionen.

Tampoco se ha de arrojar por el desagüe sustancias químicas como aceites, pinturas, disolvente...ya no solo porque son excesivamente contaminantes sino también porque al secarse, al menos esto ocurre con la pintura, se adhieren a la cañería como si se tratasen de hielo, convirtiéndose casi en un imposible el deshacer el atasco. 

La prevención, según nuestros fontaneros en Donostia, es la mejor arma. Para ello, puedes verter media taza de bicarbonato y medio vaso de vinagre por los desagües, al menos una vez al mes. Y para diluir la grasa pegada a las paredes de las tuberías prueba con verter un litro de agua hirviendo. Pequeños remedios caseros para acabar con los taponamientos y con los malos olores derivados de los mismos. 

En Fontanería Lasarte encontrarás a un amplio y cualificado equipo humano que responderá a tu llamada con la rapidez, profesionalidad y eficacia que les caracteriza. A lo largo de nuestra larga trayectoria hemos garantizado a nuestros clientes los mejores resultados. Consulta nuestras tarifas.